¿Con quién ?

Queremos que la relación con nuestros clientes sea fluida, personal y de confianza. El tratamiento de cada asunto está garantizado por un equipo de asesores elegidos específicamente, y es liderado y orquestado por uno de nuestros socios, que es el interlocutor principal del cliente.

Para los asuntos que requieran competencias distintas a las adquiridas y desarrolladas por nuestros abogados y economistas, proponemos a nuestros clientes la colaboración con nuestros corresponsales, de otras disciplinas (notarios, arquitectos, auditores, etc.) y/u otras jurisdicciones territoriales. Aseguramos la gestión del asunto con cada corresponsal, como si de un miembro de nuestro despacho se tratara. La intervención de cada corresponsal comporta un presupuesto separado que sometemos a la aceptación del cliente.

¿Cómo?

Asesoramos a nuestros clientes con diligencia, ofreciendo soluciones pragmáticas, imaginativas, y concretas. Damos muestra de pedagogía y transparencia, y actuamos estrictamente de conformidad con las instrucciones recibidas, para que el cliente tenga el dominio del asunto en curso y pueda tomar las decisiones necesarias para la resolución de sus problemas.

El cliente recibe y da su conformidad previamente al envío de cualquier documento emitido por cuenta suya. El cliente está en contacto con uno de nuestros socios, que será su interlocutor principal, para que esté siempre informado del asunto tratado. Nos adaptamos a las exigencias de cada uno de nuestros clientes en materia de reporting.

¿A qué precio?

La relación de confianza que existe con nuestros clientes implica la necesidad sistemática de pactar, previamente a la realización de cualquier trabajo, las modalidades de su facturación.

Nuestros presupuestos se inspiran, en la medida de lo posible, en las normas orientadoras del Colegio de Abogados del Principado de Andorra. Alternativamente,  pactamos con el cliente que los trabajos realizados sean facturados por la aplicación de una tarifa horaria, o según un convenio de honorarios específico.

Los gastos relativos a la ejecución del mandato conferido serán igualmente objeto de un presupuesto aparte, y deberán ser satisfechos directamente por el cliente.